Té verde

El té en general es la infusión que se prepara con agua caliente y las hojas secas después de haber sido molidas o con los brotes que provienen del arbusto Camellia Sinensis.

El té verde, también conocido como té chino, procede del mismo arbusto que el resto. La diferencia es que se produce sin que haya oxidación. Es decir, el proceso consiste en que después de la recogida de las hojas, estas se secan y se fragmentan muy rápidamente para que no se oxiden. Es por esto que tiene un sabor más fresco que otros tipos de tés, y por eso no se consume ni con azúcar ni con leche.

Contiene importantes minerales como hierro, flúor, sodio, fósforo, calcio, magnesio, potasio, silicio, níquel, cobre y aluminio. Aunque no todos resultan solubles cuando las hojas envejecen. También cuenta con taninos catéquicos y flavonoides como el quercetol, miricetol y kenferol. Cafeína, teobromina, teofilina y, aunque en pequeñas cantidades, vitaminas A, C, E, B y P.

Por todo ello, el té verde está considerado como aquel que más principios activos beneficiosos para la salud contiene.

  • Descripción
  • contraindicaciones
  • Aviso legal

Descripción

El té verde no se consume ni con azúcar ni con leche.

En la actualidad el té verde para adelgazar es tomado con frecuencia, sin embargo sus propiedades van mucho más allá de estimular el metabolismo e impulsar la pérdida de peso:

Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares: El té verde facilita las funciones arteriales al fortalecer los vasos sanguíneos y brindarle elasticidad, esto disminuye las probabilidades que tiene un individuo de sufrir enfermedades vasculares como por ejemplo una trombosis; así como enfermedades cardíacas y ataques al corazón. Para beneficiarte de esta propiedad se recomienda tomar entre 2 y 3 tazas de infusión al día.

Sus antioxidantes ayudan a retrasar el envejecimiento: las vitaminas, isoavonas y polifenoles que contiene actúan como antioxidantes, es decir ayudan a controlar los radicales libres, responsables de acelerar el envejecimiento y robarle vitalidad a la piel. Las propiedades antioxidantes protegen las células evitándoles daño y retardando su deceso. Esta característica contribuye a mantener la piel sana y radiante, esta es una de las razones por las cuales se desarrollan cremas humectantes a base de este componente natural.

Promueve la digestión y controla la ora bacteriana: El té verde puede actuar como un excelente antiinflamatorio, esta acción contribuye con los procesos digestivos al evitar dolores estomacales y contribuyendo en la disminución de la producción de gases. De igual forma su capacidad bactericida permite controlar el crecimiento indebido de ciertas bacterias en la ora bacteriana intestinal que pueden causar malestares digestivos. Igualmente posee acción laxante y diurética lo que le convierte en un excelente agente de desintoxicación. Es altamente recomendable tomar una tacita de infusión luego de cada comida como coadyuvante de la digestión.

Efecto estimulante de procesos cognitivos: la teína y los polifenoles presentes en su composición ejercen una acción positiva en el cerebro al estimular la dopamina. El té verde contribuye a mantener activa la concentración, además de cuidar la memoria. De igual forma se le atribuye la propiedad de prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson.

Efecto relajante: La infusión de té chino funciona de forma eficaz para disminuir los niveles de estrés. Esta es precisamente uno de sus alterados.

Previene enfermedades oculares: Al actuar sobre la elasticidad y fortalecimiento de los tejidos protege la retina y el ojo en general disminuyendo el riesgo de padecer afecciones como la conjuntivitis o incluso algunas más graves como el glaucoma. Este también ejerce función sobre la parte externa de los ojos ayudando a eliminar ojeras y el cansancio de los ojos, para esto solo es necesario colocar saquitos de té verde en los ojos por algunos minutos.

Aliado para tratar la diabetes: por su acción metabólica que ayuda a procesar la glucosa, así como a prevenir los niveles elevados de la misma, el té chino representa una bebida aliada para quienes padecen de esta enfermedad.

Fortalece los huesos: contribuye con el desarrollo de los huesos al estimular la producción de células óseas aumentando la densidad de los mismos. Es especialmente eficaz en el fortalecimiento de las vértebras y de los huesos ubicados al nivel de la cadera. De igual forma es un aliado en la prevención y tratamiento de la osteoporosis.

Protege la salud bucal: De igual forma ayuda a fortalecer los dientes y protegerlos contra las caries, esto se debe al flúor
que contiene. Además previene la debilidad de las encías y el sangrado que se produce al cepillarse al fortalecer los tejidos que la forman.

Tratamiento para la hipercolesterolemia: Contribuye a regularizar y a disminuir los niveles de colesterol malo en la sangre, disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Previene la artritis: sus propiedades desinflamantes, así como aquellas que contribuyen al fortalecimiento de los huesos juegan un papel importante en la prevención y tratamiento de la artritis, ayudando a disminuir los síntomas incómodos que produce esta enfermedad.

Actúa como protector de algunos órganos vitales: Desde sus primeros usos en la medicina china se le ha reconocido al té verde su capacidad de proteger los órganos más importantes del cuerpo; además del corazón y el cerebro, se sabe que ayuda a controlar la grasa que se aloja en el hígado, evitando afecciones en el mismo como el hígado graso, por ejemplo. Igualmente previene la inflamación de órganos como la vesícula.

Robustece el sistema inmune: El sistema inmunológico es el responsable de proteger el cuerpo de factores externos. El té chino cuenta con propiedades que permiten que el cuerpo mantenga altas sus defensas previniendo enfermedades comunes como resfriados y alergias y ayudando a combatir enfermedades de mayor complicación.

Prevención del cáncer: Algunos de sus componentes tienen la capacidad de actuar sobre las células malignas; sin embargo este poder es mínimo comparado al que se necesita para combatir la enfermedad. El té verde puede considerarse un aliado para prevenir esta terrible enfermedad, pero no se conoce su acción para combatirla.

Regulador metabólico: El té chino contribuye a nivelar tanto la glucosa como los lípidos que se encuentran en el organismo ayudando a disminuir sus niveles altos en la sangre. La EGCG que contiene tiene la capacidad de bloquear la absorción de carbohidratos lo que le hace un aliado para combatir la obesidad causada por la acumulación de grasa.

Como adelgazante: Entre sus beneficios encontramos que puede contribuir a quemar calorías. Esto sumado con sus propiedades metabólicas, reguladoras y depurantes le convierten en un efectivo aliado a la hora de perder peso.

El té verde no se consume ni con azúcar ni con leche.

En la actualidad el té verde para adelgazar es tomado con frecuencia, sin embargo sus propiedades van mucho más allá de estimular el metabolismo e impulsar la pérdida de peso:

Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares: El té verde facilita las funciones arteriales al fortalecer los vasos sanguíneos y brindarle elasticidad, esto disminuye las probabilidades que tiene un individuo de sufrir enfermedades vasculares como por ejemplo una trombosis; así como enfermedades cardíacas y ataques al corazón. Para beneficiarte de esta propiedad se recomienda tomar entre 2 y 3 tazas de infusión al día.

Sus antioxidantes ayudan a retrasar el envejecimiento: las vitaminas, isoavonas y polifenoles que contiene actúan como antioxidantes, es decir ayudan a controlar los radicales libres, responsables de acelerar el envejecimiento y robarle vitalidad a la piel. Las propiedades antioxidantes protegen las células evitándoles daño y retardando su deceso. Esta característica contribuye a mantener la piel sana y radiante, esta es una de las razones por las cuales se desarrollan cremas humectantes a base de este componente natural.

Promueve la digestión y controla la ora bacteriana: El té verde puede actuar como un excelente antiinflamatorio, esta acción contribuye con los procesos digestivos al evitar dolores estomacales y contribuyendo en la disminución de la producción de gases. De igual forma su capacidad bactericida permite controlar el crecimiento indebido de ciertas bacterias en la ora bacteriana intestinal que pueden causar malestares digestivos. Igualmente posee acción laxante y diurética lo que le convierte en un excelente agente de desintoxicación. Es altamente recomendable tomar una tacita de infusión luego de cada comida como coadyuvante de la digestión.

Efecto estimulante de procesos cognitivos: la teína y los polifenoles presentes en su composición ejercen una acción positiva en el cerebro al estimular la dopamina. El té verde contribuye a mantener activa la concentración, además de cuidar la memoria. De igual forma se le atribuye la propiedad de prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson.

Efecto relajante: La infusión de té chino funciona de forma eficaz para disminuir los niveles de estrés. Esta es precisamente uno de sus alterados.

Previene enfermedades oculares: Al actuar sobre la elasticidad y fortalecimiento de los tejidos protege la retina y el ojo en general disminuyendo el riesgo de padecer afecciones como la conjuntivitis o incluso algunas más graves como el glaucoma. Este también ejerce función sobre la parte externa de los ojos ayudando a eliminar ojeras y el cansancio de los ojos, para esto solo es necesario colocar saquitos de té verde en los ojos por algunos minutos.

Aliado para tratar la diabetes: por su acción metabólica que ayuda a procesar la glucosa, así como a prevenir los niveles elevados de la misma, el té chino representa una bebida aliada para quienes padecen de esta enfermedad.

Fortalece los huesos: contribuye con el desarrollo de los huesos al estimular la producción de células óseas aumentando la densidad de los mismos. Es especialmente eficaz en el fortalecimiento de las vértebras y de los huesos ubicados al nivel de la cadera. De igual forma es un aliado en la prevención y tratamiento de la osteoporosis.

Protege la salud bucal: De igual forma ayuda a fortalecer los dientes y protegerlos contra las caries, esto se debe al flúor
que contiene. Además previene la debilidad de las encías y el sangrado que se produce al cepillarse al fortalecer los tejidos que la forman.

Tratamiento para la hipercolesterolemia: Contribuye a regularizar y a disminuir los niveles de colesterol malo en la sangre, disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Previene la artritis: sus propiedades desinflamantes, así como aquellas que contribuyen al fortalecimiento de los huesos juegan un papel importante en la prevención y tratamiento de la artritis, ayudando a disminuir los síntomas incómodos que produce esta
enfermedad.

Actúa como protector de algunos órganos vitales: Desde sus primeros usos en la medicina china se le ha reconocido al té verde su capacidad de proteger los órganos más importantes del cuerpo; además del corazón y el cerebro, se sabe que ayuda a controlar la grasa que se aloja en el hígado, evitando afecciones en el mismo como el hígado graso, por ejemplo. Igualmente previene la inflamación de órganos como la vesícula.

Robustece el sistema inmune: El sistema inmunológico es el responsable de proteger el cuerpo de factores externos. El té chino cuenta con propiedades que permiten que el cuerpo mantenga altas sus defensas previniendo enfermedades comunes como resfriados y alergias y ayudando a combatir enfermedades de mayor complicación.

Prevención del cáncer: Algunos de sus componentes tienen la capacidad de actuar sobre las células malignas; sin embargo este poder es mínimo comparado al que se necesita para combatir la enfermedad. El té verde puede considerarse un aliado para prevenir esta terrible enfermedad, pero no se conoce su acción para combatirla.

Regulador metabólico: El té chino contribuye a nivelar tanto la glucosa como los lípidos que se encuentran en el organismo ayudando a disminuir sus niveles altos en la sangre. La EGCG que contiene tiene la capacidad de bloquear la absorción de carbohidratos lo que le hace un aliado para combatir la obesidad causada por la acumulación de grasa.

Como adelgazante: Entre sus beneficios encontramos que puede contribuir a quemar calorías. Esto sumado con sus propiedades metabólicas, reguladoras y depurantes le convierten en un efectivo aliado a la hora de perder peso.

El té verde no se consume ni con azúcar ni con leche.

En la actualidad el té verde para adelgazar es tomado con frecuencia, sin embargo sus propiedades van mucho más allá de estimular el metabolismo e impulsar la pérdida de peso:

Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares: El té verde facilita las funciones arteriales al fortalecer los vasos sanguíneos y brindarle elasticidad, esto disminuye las probabilidades que tiene un individuo de sufrir enfermedades vasculares como por ejemplo una trombosis; así como enfermedades cardíacas y ataques al corazón. Para beneficiarte de esta propiedad se recomienda tomar entre 2 y 3 tazas de infusión al día.

Sus antioxidantes ayudan a retrasar el envejecimiento: las vitaminas, isoavonas y polifenoles que contiene actúan como antioxidantes, es decir ayudan a controlar los radicales libres, responsables de acelerar el envejecimiento y robarle vitalidad a la piel. Las propiedades antioxidantes protegen las células evitándoles daño y retardando su deceso. Esta característica contribuye a mantener la piel sana y radiante, esta es una de las razones por las cuales se desarrollan cremas humectantes a base de este componente natural.

Promueve la digestión y controla la ora bacteriana: El té verde puede actuar como un excelente antiinflamatorio, esta acción contribuye con los procesos digestivos al evitar dolores estomacales y contribuyendo en la disminución de la producción de gases. De igual forma su capacidad bactericida permite controlar el crecimiento indebido de ciertas bacterias en la ora bacteriana intestinal que pueden causar malestares digestivos. Igualmente posee acción laxante y diurética lo que le convierte en un excelente agente de desintoxicación. Es altamente recomendable tomar una tacita de infusión luego de cada comida como coadyuvante de la digestión.

Efecto estimulante de procesos cognitivos: la teína y los polifenoles presentes en su composición ejercen una acción positiva en el cerebro al estimular la dopamina. El té verde contribuye a mantener activa la concentración, además de cuidar la memoria. De igual forma se le atribuye la propiedad de prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson.

Efecto relajante: La infusión de té chino funciona de forma eficaz para disminuir los niveles de estrés. Esta es precisamente uno de sus alterados.

Previene enfermedades oculares: Al actuar sobre la elasticidad y fortalecimiento de los tejidos protege la retina y el ojo en general disminuyendo el riesgo de padecer afecciones como la conjuntivitis o incluso algunas más graves como el glaucoma. Este también ejerce función sobre la parte externa de los ojos ayudando a eliminar ojeras y el cansancio de los ojos, para esto solo es necesario colocar saquitos de té verde en los ojos por algunos minutos.

Aliado para tratar la diabetes: por su acción metabólica que ayuda a procesar la glucosa, así como a prevenir los niveles elevados de la misma, el té chino representa una bebida aliada para quienes padecen de esta enfermedad.

Fortalece los huesos: contribuye con el desarrollo de los huesos al estimular la producción de células óseas aumentando la densidad de los mismos. Es especialmente eficaz en el fortalecimiento de las vértebras y de los huesos ubicados al nivel de la cadera. De igual forma es un aliado en la prevención y tratamiento de la osteoporosis.

Protege la salud bucal: De igual forma ayuda a fortalecer los dientes y protegerlos contra las caries, esto se debe al flúor
que contiene. Además previene la debilidad de las encías y el sangrado que se produce al cepillarse al fortalecer los tejidos que la forman.

Tratamiento para la hipercolesterolemia: Contribuye a regularizar y a disminuir los niveles de colesterol malo en la sangre, disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Previene la artritis: sus propiedades desinflamantes, así como aquellas que contribuyen al fortalecimiento de los huesos juegan un papel importante en la prevención y tratamiento de la artritis, ayudando a disminuir los síntomas incómodos que produce esta
enfermedad.

Actúa como protector de algunos órganos vitales: Desde sus primeros usos en la medicina china se le ha reconocido al té verde su capacidad de proteger los órganos más importantes del cuerpo; además del corazón y el cerebro, se sabe que ayuda a controlar la grasa que se aloja en el hígado, evitando afecciones en el mismo como el hígado graso, por ejemplo. Igualmente previene la inflamación de órganos como la vesícula.

Robustece el sistema inmune: El sistema inmunológico es el responsable de proteger el cuerpo de factores externos. El té chino cuenta con propiedades que permiten que el cuerpo mantenga altas sus defensas previniendo enfermedades comunes como resfriados y alergias y ayudando a combatir enfermedades de mayor complicación.

Prevención del cáncer: Algunos de sus componentes tienen la capacidad de actuar sobre las células malignas; sin embargo este poder es mínimo comparado al que se necesita para combatir la enfermedad. El té verde puede considerarse un aliado para prevenir esta terrible enfermedad, pero no se conoce su acción para combatirla.

Regulador metabólico: El té chino contribuye a nivelar tanto la glucosa como los lípidos que se encuentran en el organismo ayudando a disminuir sus niveles altos en la sangre. La EGCG que contiene tiene la capacidad de bloquear la absorción de carbohidratos lo que le hace un aliado para combatir la obesidad causada por la acumulación de grasa.

Como adelgazante: Entre sus beneficios encontramos que puede contribuir a quemar calorías. Esto sumado con sus propiedades metabólicas, reguladoras y depurantes le convierten en un efectivo aliado a la hora de perder peso.

A pesar de todas las magníficas propiedades con que cuenta este beneficioso té, este puede ocasionar algunos efectos secundarios negativos. Estos dependen de la frecuencia con que es ingerido el té, así como de las condiciones particulares de cada individuo. Lo más recomendable es que no se supere la ingesta recomendada. Consumir té chino en grandes cantidades puede generar:

Insomnio, nerviosismo o irritabilidad. Esto se debe a la teína (cafeína) que contiene.

Aumento de la presión arterial.

Malestar estomacal, diarrea y/o vómitos.

Alteración de la ora intestinal. Sus propiedades reguladoras y bactericidas pueden salirse de control cuando se abusa de su consumo.

Exceso de deposiciones líquidas que llevan a la deshidratación. Ocasionadas por las propiedades diuréticas del té.

Como es sabido el consumo en exceso de cualquier alimento puede ser nocivo para la salud, por lo que siempre es recomendable llevar una alimentación equilibrada y la ingesta moderada de los nutrientes. En especial el té verde ya que tiene la tendencia de generar adicción al consumirse con mucha frecuencia, esto se debe a su agradable sabor y a la presencia de la teína (cafeína).

Entre las contraindicaciones del té verde encontramos:

Problemas gástricos: afecciones como úlceras, gastritis o reujo.

Anemia: Esto debido a que interfiere en la absorción del hierro.

Embarazo y/o lactancia: por la acción estimulante que la cafeína puede llegar a tener sobre el bebé.

Sangrados: El té puede actuar como anticoagulante.

Taquicardia: Ya que estimula las funciones cardiovasculares.

Insomnio: Si padeces de trastornos del sueño lo más recomendable es que evites consumir té. Una opción es conseguir la presentación descafeinada.

Lo ideal es tomar el té en una frecuencia que se encuentre dentro de la ingesta diaria recomendada, esta puede ser de 1 litro diario como máximo. Una señal de que estás tomando mucho té puede ser dolor de cabeza, irritabilidad o insomnio.

Otra recomendación a tener en cuenta es evitar ingerirlo muy caliente con frecuencia, ya que puede ocasionar cáncer de garganta o de laringe.

De igual forma se recomienda evitar mezclar el té con medicamentos estimulantes o alcohol, esto dependerá del tipo de medicamento que tomes así como de la frecuencia con las que estés ingiriendo ciertas cantidades de té.

Esta información sirve para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

Aviso legal

El consumo de Hierbas Medicinales alivia un sinnúmero de malestares, pero de ningún modo, deben reemplazar a los medicamentos y/o tratamientos indicados por el médico.   Biografia consultada:
  • "LA VUELTA DE LOS VEGETALES" de Carlos H. Burgstaller Chiriani.
  • "700 HIERBAS MEDICINALES " de Jose A. Burstaller.
  • "YERBAS MEDICINALES ARGENTINAS" de Domingo Saggese.
  • "7000 RECETAS BOTANICAS" del Dr. Leo Manfred.
  • "MIL PLANTAS MEDICINALES" de Dr. Jean Parker.
  • "PLANTAS MEDICINALES" de Dr. Adrián Lifchitz."PLANTAS MEDICINALES" de Dr. Vander.
Esta información sirve para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

Aviso legal

El consumo de Hierbas Medicinales alivia un sinnúmero de malestares, pero de ningún modo, deben reemplazar a los medicamentos y/o tratamientos indicados por el médico.   Biografia consultada:
  • "LA VUELTA DE LOS VEGETALES" de Carlos H. Burgstaller Chiriani.
  • "700 HIERBAS MEDICINALES " de Jose A. Burstaller.
  • "YERBAS MEDICINALES ARGENTINAS" de Domingo Saggese.
  • "7000 RECETAS BOTANICAS" del Dr. Leo Manfred.
  • "MIL PLANTAS MEDICINALES" de Dr. Jean Parker.
  • "PLANTAS MEDICINALES" de Dr. Adrián Lifchitz."PLANTAS MEDICINALES" de Dr. Vander.